Encuentro animal

Date posted: March 6, 2012

Ya son casi tres meses bailando el mismo repertorio con Josemaría sin cansarnos. Ya nos sabemos las canciones y las repetimos mientras hacemos el videoclip en nuestra cabeza. Recibimos el disco como regalo de navidad y la primera vez lo oímos sorprendidos por romper con los esquemas convencionales de la música para niños, que tiene el reto de despertar al niño que hay dentro de cada grande.  Un Bosque EnCantado es el resultado de un trabajo colectivo, muy profesional e innovador que bate el record.

Conversamos con Camila Rivera que en representación del Colectivo Animal nos cuenta:     

Fundacion Promedio: ¿Cómo y de quiénes surgió la iniciativa de hacer un disco con canciones para niños?

Camila Rivera: Un Bosque EnCantado surgió del encuentro muy sincrónico y afortunado de Daniel Roa, Tatiana Samper y yo. Con mi primo Daniel componíamos canciones cuando teníamos 13 o 14 años. Hace algunos años volvimos a hacerlo y el resultado fue hermoso. Yo siempre había querido hacer música para niños porque de niña no paraba de cantar, montábamos presentaciones y musicales con amigas y hasta cobrábamos a los adultos por la entrada. Llevaba ya un tiempo diciéndole a Daniel que nos juntáramos a componer música para niños, pero nada que lo materializábamos. En ese tiempo me fui a California por una temporada y cuando regresé la vida nos tenía una hermosa sorpresa. Tatiana Samper, una gran amiga bióloga y música de corazón, con quien también veníamos hablando de hacer música para niños, fue un día a grabar al estudio donde trabajaba Daniel. El le mostró esa canción que compusimos juntos y a ella le gustó mucho. Desde su ser mamá, Tatiana tenía un deseo profundo de enviar mensajes de conciencia y amor a los niños que son tierra fértil. Así ellos también se conectaron con la idea de hacer música para niños y apenas regresé de California me recibieron con la sorpresa de ese encuentro. Ya estábamos listos! Todo se fue conjugando para que nos juntáramos los tres, con una idea clara entre las manos, a componer y producir las canciones. Adicionalmente, Alejandra Alvarez, la esposa de Daniel, también entró a participar activamente y nos apoyó con su hermosa y juguetona voz. De ahí se fue tejiendo ese grupo más grande de amigos que entraron a colaborar y a hacer posible este disco, al que hemos llamado el Colectivo Animal.

 F.P. Las letras más que infantiles son simples y los personajes que las inspiran son animales, ¿cómo fueron encontrando esos protagonistas y qué disparó esas narraciones que conforman Un Bosque EnCantado?

 C.R. Las canciones de manera juguetona hablan sobre el poder de los animales, sobre su medicina. Sobre lo que cada animal viene a enseñarnos con su modo de habitar este planeta. En su manera de vivir, los animales nos están mostrando permanentemente ejemplos y referentes para nuestra propia vida.  Por ejemplo, la arañita con su paciencia tejiendo sus redes, nos muestra ese

devenir en el que vamos creando e interactuando con otros corazones. Ese tejido que debemos ir haciendo con cuidado y amor.  Otro ejemplo bonito es el del puercoespín, que como ya tiene puestas sus espinas es un animalito muy inocente y juguetón, porque claro, ya está protegido! Entonces nos recuerda esa actitud juguetona que debemos tener en la vida, para no olvidar que siempre tenemos un niño adentro que quiere expresar su imaginación y su belleza.

La idea fue transmitir un conocimiento que es ancestral y que nuestros abuelos indígenas conocen y practican a diario a los niños de hoy, que ya son parte de la urbanización, que nacen completamente desconectados de la naturaleza, pero que en la inocencia de sus almas tienen muy viva toda esta información. Queríamos enviar un mensaje a los niños, incluyendo nuestro niño interior, para recordar este vínculo pero de una manera divertida y no doctrinaria.

La información sobre la simbología y la medicina de los animales proviene de un tarot llamado Cartas de Medicina (Medicine Cards) que resume de manera muy sencilla el conocimiento de varios grupos indígenas de norte, centro y sur América. Las primeras canciones en llegar fueron la de la ranita, el colibrí y el búho y luego fuimos sacando algunas cartas del tarot y componiendo a esos animalitos que se nos aparecían.

La de la tortuga fue una muy diciente… una noche llegamos a casa de Daniel a nuestra reunión de los miércoles (vale la pena contar que durante año y medio nos reunimos todos los miércoles casi religiosamente de 6 a 10 de la noche a hacer este disco!) y sacamos una carta del tarot. Daniel sacó la carta de la Tortuga, que representa a la Madre Tierra y que nos enseña a respetar nuestro propio ritmo y así poder respetar el de los demás. Inmediatamente nos imaginamos una canción de una tortuga muy lenta, con una voz muy lenta… y ahí comenzamos a jugar. La Tortuga Josefina fue el resultado de esa sacada de carta.

 

F.P. Las nueve canciones de Un Bosque EnCantado exploran con una impecable interpretación instrumental y de voces diversos géneros musicales, cómo lograron esa diversidad sonora y cuál ha sido su mejor encuentro en ese proceso?

 C.R. Uno de los retos que tuvimos en mente fue poder hacer música para los niños de hoy, teniendo en cuenta la diversidad de ritmos a las que están expuestos en este mundo de contenidos globales que ya circulan por todos los medios, radio, internet, etc… Queríamos hacer un homenaje a esa diversidad musical y honrando la diversidad de la vida en este planeta. Cada canción comenzó a tener su propia personalidad desde el momento de la composición, por cierto bastante asociada con el carácter de cada animal. Luego fuimos afinando estos géneros.

Cuando íbamos a componer la canción sobre los murciélagos sentimos que debía ser una canción que pusiera a todos a bailar. Un sobrino estaba en ese momento muy engomado con un grupo de ska y me había estado mostrando muchas de sus canciones. Decidimos que necesitábamos un ska para niños y nos imaginamos a los murciélagos en este ritmo. Hacer esa canción fue todo un proceso de juego, de volvernos niños, de imaginarnos en un aeropuerto de murciélagos, todos volando a diferentes alturas….

La canción de la Arañita siempre fue relajante y playera, un reggae que tomó mucha personalidad cuando Daniel propuso ponerle un Ukelele como instrumento principal y tomó aún más personalidad cuando nuestro amigo Pina (un músico Sanandresano) vino a grabarnos un tináfono (instrumento tradicional de San Andrés y Providencia que hace las veces de un bajo). Así se fueron articulando las diferentes canciones.

Lo más bonito de todo el proceso fue la cantidad de amigos talentosos que quisieron colaborar, cantando o interpretando algún instrumento. Entre niños y adultos (con alma de niños) fuimos un colectivo de 35 personas, que hemos denominado el Colectivo Animal!

Toda la grabación la hicimos en un estudio casero que organizamos en casa de Daniel, con un par de buenos equipos y pro-tools y sobretodo con el amor, la dedicación y profesionalismo de Daniel, un productor absolutamente impecable! También tuvimos un gran apoyo en la masterización con Camilo Zúñiga, otro excelente productor musical, quien nos colaboró desde sus estudios en Londres.

 

 F.P. Si hay algo que le da aun más valor a este trabajo musical es el disco como objeto, tiene una cajita hermosa, con el bosque que se desdobla en ilustraciones muy bonitas, ¿quién se encargó del diseño y cuál fue el mayor reto para lograrlo?

 C.R. La cajita la diseñamos con apoyo de una talentosísima ilustradora llamada Alejandra Céspedes y con Mauricio Andrés Beltrán, un diagramador joven y muy talentoso. Este diseño fue saliendo poco a poco. Apenas le contamos a Alejandra sobre el proyecto, ella propuso hacer un librillo en forma de afiche en el cual estuviera cada animal por un lado, y por el otro la letra de la canción correspondiente. La idea inicial era que pudiera ser un plegable estilo acordeón, aunque eso fue variando con el tiempo.

Alejandra comenzó a ilustrar a los diferentes personajes teniendo en cuenta el tamaño de cada página del librillo. Luego nos sentamos con ella y el diagramador a ver cómo podíamos ensamblar todos los personajes en el afiche y en pocos minutos apareció la claridad de una montaña donde la tortuga y la liebre estuvieran subiendo, el puercoespín rodando en su tronco y los murciélagos durmiendo en su cueva. Fue como un proceso de inspiración colectiva muy veloz. Creo que todos lo vimos al tiempo! Así fue como logramos el afiche. Mauricio diseñó el logo del disco y utilizando las ilustraciones de Alejandra, mágicamente logró el diseño de la carátula y el label del disco, así como la diagramación de las letras de las canciones.

El mayor reto fue el tiempo. Veníamos de un proceso de composición y producción lento, fluyendo con lo que nos iba mostrando la vida pero a último momento decidimos que queríamos tener el disco listo antes de navidad. Eso quería decir hacer la caja y las artes en tiempo récord. Hubo varias noches de trasnocho y un par de días trabajando todos en equipo para poder lograr que el disco estuviera en impresión a tiempo.

 F.P¿Cómo se puede conseguir el disco y que sigue en su trabajo?

 C.R. El disco lo estamos vendiendo personalmente (ventas@unbosqueencantado.com) y en algunos puntos de venta (ver abajo). Estaremos ampliando puntos de venta próximamente. También se puede conseguir en versión digital en www.unbosqueencantado.com o a través de iTunes. En nuestra página web están las canciones disponibles para escucharlas en línea.

Nuestra idea para un futuro no muy lejano es componer un segundo disco y buscar la manera de llevar estas canciones a otros medios y formatos. También estamos investigando formas de hacer nuestros productos (discos) cada vez más ecológicos y amigables con los bosques encantados del planeta.

Puntos de venta:

Bogotá:
• Biblos (cra 11 con 86, Crepes)
• La Era Azul (Hacienda Santa Bárbara)
• Tuvalú

Medellín: La Boca del Lobo

Cali: Laura Puentes (artelaura6@hotmail.com)



Leave a Reply

%d bloggers like this: